lunes, 16 de octubre de 2017

EL CÁRTEL DEL FUEGO (I)

CTXT,  12/10/2017

Una investigación judicial revela que en España y Portugal existe una mafia empresarial que ha conseguido 250 millones de euros públicos amañando concursos de extinción




Parece complicado relacionar los 64 muertos, 200 heridos y 53.000 hectáreas que sucumbieron a causa del incendio de Pedrógão Grande, en junio de 2017, con una serie de reuniones informales convocadas cada año, desde 2001, por un grupo de empresarios españoles en el hotel de carretera El Cruce, en una salida de la Autovía de Andalucía, en Manzanares (Ciudad Real). En realidad parece complicado relacionar las muertes de Pedrógão, y la superficie calcinada por incendios en Portugal y España en lo que va de año —118.000 hectáreas sólo en Portugal—, con otra causa que no sea la ineptitud política, los intereses de empresas locales y de pequeños propietarios de tierras, la plantación descontrolada de eucalipto o los pirómanos. Y sin embargo, los fuegos que arrasan cada año la Península Ibérica se alimentan no sólo de oxígeno y madera, sino sobre todo de corrupción. Los servicios de extinción se han privatizado en las últimas dos décadas, y existe un cártel empresarial que acude a todos los concursos públicos y los gana. El dinero público y los recursos que se debían dedicar a la prevención se desvían casi exclusivamente a la extinción privada. Los bosques, abandonados, son una pira en potencia. El Estado mira hacia otro lado, y permite que la mafia del fuego se enriquezca cada vez más: la Audiencia Nacional cifra en 250 millones de euros la cantidad defraudada durante casi 20 años de concursos amañados.

Esta es la conclusión a la que se llega si se estudian las investigaciones por corrupción en la adjudicación de contratos públicos de extinción de incendios realizadas en Valencia, Andalucía, Baleares, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Canarias, Cataluña y Aragón. En Portugal comienza a haber denuncias de casos similares, con los mismos empresarios que en España, interpuestas por particulares y por trabajadores de empresas públicas y privadas anti incendios. Incluso hay un proceso abierto desde 2015 que mantiene como imputado al exministro de Administración Interna portugués Miguel Macedo. Es un modus operandi que se ha extendido a otros países como Italia, Francia e incluso Chile, pero en todas existe un denominador común: todas llevan la marca España.

En 2001 comenzaron una serie de reuniones periódicas entre los administradores de cuatro grandes empresas españolas de extinción de incendios: Avialsa, Faasa, Trabajos Aéreos Espejo y Trabajos Aéreos Martínez Ridao. Con el tiempo, a estas se les unirían otras dos, Compañía de Extinción General de Incendios, S.A. —CEGISA—, que incluía el conglomerado de Inaer y ambas, hoy, como filiales del gigante Grupo Habock, y Transportes Aéreos Extremeños, S.L. Estas seis empresas forman lo que la Policía Judicial denomina el “Grupo 6”, de cuyas primeras reuniones saldría un sistema delictivo que atraería a un total de 14 empresas, agrupadas en la Asociación Española de Compañías Aéreas —AECA—, según el sumario que llegó, desde el juzgado de Instrucción Nº2 de Sagunto, en Valencia, a la Audiencia Nacional en enero de 2017. 

En el auto de las diligencias previas elaborado por el juzgado de Sagunto, al que CTXT ha tenido acceso gracias a Armando Cáceres, de Ecologistas en Acción —organización personada como acusación en la causa abierta en Andalucía—, queda “suficientemente acreditada la existencia de una organización, englobada en el conjunto de catorce empresas asociadas en AECA, que (…) alteraban el precio de los concursos públicos tanto en relación a aviones de ala fija como de helicópteros, tanto a nivel nacional como autonómico, para o bien dejar desiertos los concursos, a los efectos de incrementar el precio de licitación, o acudiendo en la mayor parte de los concursos tan solo una empresa, por el precio máximo de licitación y por ende, adjudicándoselo por dicho importe, o presentando varias ofertas, de las que previamente eran conocedoras cuál iba a ser la adjudicataria, (…) y causando por ello un importante perjuicio económico para el erario público”.

Las catorce aeronáuticas llevan, presuntamente, casi veinte años vertebrando un sistema de manipulación de un mercado del que no sólo dependen la supervivencia de bosques, parques naturales o reservas, sino también de casas, fincas, propiedades y vidas humanas. El auto del juez Héctor Ignacio Santamaría habla de un desembolso de más de 250 millones de euros en concursos manipulados en menos de 15 años, pagados por las administraciones públicas. Voces dentro del sector hablan de sobrecostes que a veces han incrementados los costes en un 30%, gracias a la colusión de varias empresas que han logrado poner al Estado contra las cuerdas, obligándole a retirar fondos de un lado para pagar los precios abultados de otro.

El Grupo 6 llegó a redactar y firmar un pacto de asociación en el que se acordaba “respetar las zonas en las que cada compañía tiene su área de influencia, así como los nuevos contratos que cada empresa consiga que salgan a concurso público”. Así reza en el documento redactado por la “Asociación”, firmado en una primera reunión en Palma del Río, localidad cordobesa donde se encuentra la sede de la mercantil Faasa, por Miguel A. Tamarit Campuzano —Faasa—, Vicente Huerta Domínguez —Avialsa—, Fernando Espejo Delgado —Trabajos Aéreos Espejo—, y Ángel Martínez Ridao —Trabajos Aéreos Martínez Ridao—, todos ellos imputados.

Los firmantes especificaron las áreas de influencia de cada empresa que el resto debía respetar: Avialsa en Valencia y Cataluña; Martínez Ridao en Mallorca, Castilla la Mancha, Andalucía y Galicia; Espejo en Canarias y Andalucía; Faasa en Castilla y León, y Cegisa —por medio de Inaer— en Portugal. El acuerdo firmado entre los gerentes de las empresas, cuyo acto fue filmado para asegurar su cumplimiento en un futuro, estipulaban el pago de una cuota para adquirir nuevas naves anti incendios, o para compensar a una empresa que hubiera perdido un contrato en una de sus áreas de influencia, ya fuera a manos de otra empresa fuera del cártel o de una perteneciente a éste. Los representantes de las 14 empresas investigadas en la causa iniciada en Valencia se enfrentan a acusaciones de pertenencia a organización criminal, alteración de precios en concursos públicos y delito continuado de falsedad en documento mercantil. 

Diversos cargos públicos se enfrentan a su vez a penas por cohecho, delito de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad en documento público y negociación prohibida a funcionario público. Entre ellos se encuentran: el exalcalde de Quartell (Valencia), Francisco Huguet, del Partido Popular —al que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal le achaca un enriquecimiento ilícito de alrededor de 800.000€ como alcalde de un municipio de 1500 habitantes—; su mujer, María del Carmen Peiró; el exconcejal del Partido Popular Emilio Máñez; el exsecretario del Partido Popular Valenciano, exconsejero y ex delegado del Gobierno, Serafín Castellano; el ex director general de Interior de Valencia, Pedro Hidalgo; un ex alto cargo de la consejería de Interior de la Generalitat Catalana, Ramón Dinarés Bosque; el ex jefe de contratación del Departamento de Interior de Cataluña, Xavier Palmés Cosido, y el ex jefe de la Sala Central de Bomberos de la Generalitat, Manel Bosch Serch. 

Andalucía: el funcionario que tiró de la manta

Los casos investigados en casi todas las autonomías españolas se están unificando en una macrocausa en la Audiencia Nacional, pero para entender el fondo del problema hay que conocer las diferentes fuentes de las que se alimentaba, y se alimenta, el cártel del fuego. El primer caso que vio la luz en los medios de comunicación fue el denunciado en Valencia, en 2014, por un exgerente de Avialsa, Francisco Alandí. La trama se remontaba a 2012. Ese año, 9 meses antes de que Alandí dejara la empresa, éste contrató los servicios de un técnico informático para introducirse en el ordenador de otro gerente de Avialsa, el hoy investigado Vicente Huerta Domínguez. Sabía lo que buscaba, y dos años más tarde Alandí acudiría a la policía con los documentos privados que demostraban que Vicente Huerta había conseguido contratos por valor de 33 millones con el gobierno valenciano y la consejería de Sanidad de forma fraudulenta.

Y si bien en Valencia la primera denuncia surgió del ámbito privado —probablemente fruto de una venganza o de un intento de extorsión a Huerta por parte de Francisco Alandí—, en Andalucía lo hizo desde el ámbito público. El 9 de noviembre de 2015, Jaime González Díaz, funcionario del servicio de contratación de la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, denunció una serie de irregularidades en los contratos firmados para el Plan Infoca 2015-2018 —plan de la Junta andaluza para la lucha contra los incendios en parajes naturales—, y ponía así la primera piedra para entender que el cártel del fuego no se había atrincherado únicamente, ni mucho menos, en territorio valenciano. 

Después de 12 años trabajando para la Administración y de escuchar decenas de historias sobre corruptelas, “lo más grosero y descarado que la gente se pueda imaginar”, el funcionario público se decidió a acusar a algunos compañeros y, sobre todo, jefes de su departamento. Jaime González accedió a hablar con CTXT de su situación, de lo que significa enfrentarse a un gigante como la Junta de Andalucía, y sus palabras, su historia, suenan escalofriantes. 

González afirma que en Andalucía la corrupción llega hasta las entrañas mismas del funcionariado, y en relación al llamado cártel del fuego asegura que “es la Administración de la Junta de Andalucía la que hace los trucos para que no se detecte el cártel. No es que no hagan nada en contra del cártel o le favorezcan incluso, sino que realiza una serie de actuaciones y omisiones ilegales para ocultar que la colusión se produce, como valorar criterios de solvencia como criterios de adjudicación para que las empresas se lleven algún punto, o no publicar en el perfil del contratante qué empresas se han presentado. En Andalucía no hace falta que se haga un cártel porque ya la Junta les da un cheque en blanco que va contra la más elemental normativa de contratación”. 

Cuando acudió al Juzgado de Instrucción Nº8 de Sevilla, González denunció “irregularidades e indicios de posibles actuaciones delictivas”, lo que llevó a la Policía Judicial a confirmar, en el atestado de noviembre de 2015, que: “Se vislumbra cómo efectivamente las empresas que licitan en los distintos concursos del Plan Infoca —a la sazón Inaer, Sociedad Aeronáutica Peninsular, Trabajos Espejo, Saeta y Faasa Aviación— parecen responder a un patrón fijo de adjudicación, observándose por tanto indicios de colusión ilícita de empresas, o el equivalente en Derecho Penal: acuerdos para la alteración de concursos públicos”. La Policía Nacional pidió a la Junta la relación de subvenciones e incentivos recibidos por Faasa entre 2003 y 2015, ya que las sospechas apuntaban a que era esta empresa, con sede en Córdoba y al parecer anfitriona de las reuniones celebradas por el Grupo 6, la que encabezaba la trama en Andalucía.

“Yo he intentado buscar”, declara Jaime González a CTXT, “en qué puede beneficiarse la Administración dando 300 millones de euros a precios corrientes desde 2003 a Faasa y al resto de empresas solo por los medios aéreos del Plan Infoca. Son redes institucionales y formas de actuar, son modus operandi, ellos juegan con el grado de tolerancia de la gente, ven hasta dónde pueden llegar sin que salte el negocio, y luego tiran por ahí”. En efecto, el presupuesto de licitación de los cinco lotes del Infoca era de casi 70 millones de euros, y Faasa acabó por llevarse el premio gordo, el lote número 5, por valor de 43 millones. 

González amplía el grado de corrupción a otros ramos de la administración, a todo lo relacionado con los contratos públicos, las subvenciones e incluso los famosos cursos de formación de la Junta. “Desde los sindicatos de bomberos al parecer no ha habido una buena acogida —para presentarse en la causa—, y eso que denuncian habitualmente que la Junta les escatima y les recorta en equipos, en material, en medios materiales y personales. Creo que todo viene motivado porque Juan Espadas, el actual alcalde de Sevilla (PSOE), cuando ejercía como alto cargo de la consejería de Medio Ambiente facilitó a la cúpula de estos sindicatos unas prejubilaciones muy generosas, financiadas por el fondo de reptiles que incumplían la legalidad, y que están siendo investigadas por la Justicia”.

María de los Reyes Flores Canales, la juez de la Audiencia Nacional que aceptó el caso por la “propia complejidad de la causa”, asegura en el auto que “se ha producido un daño patrimonial contra una multiplicidad de sujetos pasivos de las acciones imputadas, pues no sólo se daña el interés económico de cualesquiera otros competidores del sector, sino el funcionamiento de diversas administraciones e instituciones”. Muchas veces, el cártel llegaba a maniobrar para dejar los concursos desiertos, obligando así a las administraciones a elaborar nuevos concursos con mejores condiciones para las empresas. Esto implicaba dejar a los entes públicos sin medios para combatir los fuegos hasta que se redactaban, aprobaban y sacaban a concursos los nuevos contratos.

En diciembre de 2015, declaraba como imputado el jefe de la Mesa de Contratación del Plan Infoca, Antonio Martínez López. En enero de 2016 se enviaba copia de las diligencias al Juzgado de Instrucción de Sagunto, informando de que se estaban realizando investigaciones en Sevilla por un caso similar al investigado en Valencia, y se iniciaba la cadena de imputaciones, detenciones, registros y declaraciones judiciales en relación a la trama andaluza: Miguel Ángel Martínez Ridao y Miguel Ángel Martínez Bonilla, por Saeta; Antonio Miguel Román Guillén, por Sap Aviación; Manuel González Gabaldón, Héctor Tamarit Almagro, Miguel Ángel Tamarit Campuzano y Javier Ortiz Marín, por Faasa, y Fernando Espejo Delgado por Trabajos Aéreos Espejo. Más adelante las investigaciones se extenderían a las 14 empresas incluidas en la trama por la Audiencia Nacional.

Jaime González se enfrenta cada día al acoso de jefes y compañeros en una batalla judicial que se ha extendido a su vida laboral y personal. “Con el sistema que tenemos, establecido, no por los gobiernos autonómicos como te quieren hacer ver, sino por el Congreso de los Diputados y a pesar de la Constitución de 1978, la situación actual es que es mucho más fácil echarme a mí la calle con cualquier falsa excusa, por vana que sea, que echar a un corrupto, haga lo que haga”.

Como afirma Jaime González, a veces su peor enemigo es el pesimismo. “Cuando les acusan a ellos de llevarse, imaginemos, 90 millones de euros que es el importe del contrato de medios aéreos del plan Infoca para 2015-2018, el que está vigente y yo denuncié…, primero, en el juzgado no hay medios para impulsar una clase de acusación de ese tipo en el que hay involucrados tales cantidades y tales volúmenes de documentación; segundo, un abogado de la Junta experto en esos temas les defenderá a tiempo completo y de forma gratuita; tercero, los que se supone que están de tu parte son el juez y el fiscal, Y si el que va a estar de mi parte es el fiscal Moix —Manuel Moix— o De Llera —Emilio De Llera—, mejor que no te ayuden; cuarto, hay un límite temporal a las causas de corrupción que lo puso hace poco el Partido Popular; quinto, muchos están aforados y serán juzgados por jueces que ellos mismos han nombrado; sexto, los delitos del título XIX del código penal, delitos contra la Administración Pública, imponen unos tipos penales altamente inoperantes y poco sistemáticos. La prevaricación es el único delito del código penal que no tiene cárcel, solo inhabilitación, y séptimo, los pueden incluso indultar si todo lo de atrás no ha surtido efecto; de hecho es lo más corriente, me remito al BOE, de donde se extrae que la mayor parte de los indultos se producen por condenas de corrupción”.

Incluso existe otra causa paralela por las presiones y amenazas recibidas por González, admitida por la juez Flores Canales por acoso laboral. “En cuanto a la gente que está de mi lado”, asegura, “en mi causa se han personado tres entes: Ecologistas en Acción, CGT y Podemos. Los que no me van a apoyar son los que hayan pillado algo de los 300 millones de euros desde 2003 —yo tengo pruebas de que el contrato del INFOCA se realizaba desde 1994 al menos— a precios corrientes —sin actualizar— que estas empresas consiguieron solo por los amaños de los medios aéreos del Plan Infoca —sin añadir otro tipo de contratos ni otro tipo de ayudas como fondos de formación—. En Sevilla los contratos siguientes —2018 en adelante— los están planificando para que sigan igual”. 

Investigados por la Audiencia Nacional

1.- AVIALSA, T-35, siendo el beneficiario el socio único, VICENTE HUERTA DOMÍNGUEZ, si bien, siendo partícipe en el mismo, FRANCISCO ANTONIO ALANDI ESCRG; 
2.- FUMIGACIÓN AÉREA ANDALUZA, S.A., (FAASA), representando a la misma, MANUEL GONZÁLEZ GABALDÓN, HECTOR TAMARIT ALMAGRO, MIGUEL ÁNGEL TAMARIT CAMPUZANO y, JAVIER ORTIZ MARTÍN; 
3.- COMPAÑÍA DE EXTINCIÓN GENERAL DE INCENDIOS, S.A., (CEGISA), que del mismo modo incluía a las siguientes; INAER AVIONES ANFIBIOS, S.A., INAER HELICOPTEROS, S.A., HELICSA HELICOPTEROS, S.A. y TRANSPORTES AÉREOS DEL SUR, S.A., representando a la misma, RUBEN MARIANO GARCÍA PASCUAL y JAIME ARQUE GINERNAU; 
4.- MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RIDAO, no solo como empresario individual, sino del mismo modo respecto de MARTÍNEZ RIDAO AVIACIÓN, S.L., y SERVICIOS AÉREOS EUROPEO Y TRATAMIENTOS AGRÍCOLAS, S.L., en adelante (SAETA), representadas por aquél, y por MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ BONILLA; 
5.- TRABAJOS AÉREOS ESPEJO, S.L., representada por FERNANDO ESPEJO DELGADO; 
6.- TRABAJOS AÉREOS EXTREMEÑOS, S.L., compareciendo en representación de la misma, SANTIAGO EDUARDO GARCIA CID, en lo que se refiere a la llamada “Asociación” o “Grupo 6”, si bien, también gira en torno de las siguientes empresas, en cuanto a servicios de que le son accesorios; 
7.- ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE COMPAÑÍAS AÉREAS, (AECA), representada por Dámaso Castejón Amenedo; 
8.- HELICÓPTEROS SANITARIOS, S.A. representada por María José Cañete Sánchez; 
9.- COYOTAIR, S.A. representada por Francisco Lucas Muelas;
10.- SKY HELICÓPTEROS, representada por Josep Teno Pujol;
11.- HELICÓPTEROS DEL MARE NOSTRUM, S.A., representada por José María  Montalt Saurí;
12.- TAF HELICOPTERS, S.L., representada por Josep Carol Quintán;
13.- HISPÁNICA DE AVIACIÓN, S.A. representada por Francisco Julián Ríos Campuzano;
14.- SOCIEDAD AERONÁUTICA PENINSULAR, (SAP AVIACIÓN SA), representada por Antonio Miguel Román Guillén

lunes, 9 de octubre de 2017

LA VERDADERA HISTORIA DE LA MUJER DE LA FOTO VIRAL Y EL BULO DE OTEGI

Huffington Post, 05/10/2017

[El bulo del periódico pantuflo de Inda fue difundido por la creme de la creme del fascismo mediático, como por ejemplo Alfonso Rojo e Isabel San Sebastián.]



Es muy posible que, en los últimos días, hayas visto una foto que se ha convertido en un símbolo. En ella aparece una anciana llevada en volandas por dos agentes de la Guardia Civil a las puertas de un colegio en Sant Julià de Ramis (Girona).

Ocurrió durante la jornada del 1 de octubre, en la que se celebró el referéndum de independencia de Cataluña. De inmediato, la imagen recorrió las redes sociales como símbolo de la 'resistencia pacífica' y contra la violencia policial.

Pero, días después, otra imagen empezó a circular con fuerza por las mismas redes. En ella aparecía Arnaldo Otegi, líder de la izquierda abertzale, junto a una anciana. Muchos aseguraban que era la misma mujer de la foto de Sant Julià de Ramis.

Y, claro, la mujer se convirtió en el centro de críticas y descalificaciones.

Pero no. Las mujeres no son la misma. Lo ha demostrado la cuenta Maldito Bulo. "Hemos hablado con ella. Se llama Fina y no tiene una hermana gemela. La otra señora es de Bilbao".



También La Vanguardia ha apuntado que una imagen se tomó en Sant Julià de Ramis el domingo y la otra la compartió el propio Otegi. Corresponde a una multitudinaria manifestación que tuvo lugar en Bilbao el sábado por la tarde.

Ese diario ha hablado con el alcalde de la localidad de Sant Julià de Ramis, quien confirma que la mujer es una vecina del pueblo, que fue al hospital y por la tarde ya estaba en casa.

"Estaba bien y explica que estaba disgustada por el montaje que habían hecho y que la usaran para desacreditar el referéndum del 1-O en los sectores de la sociedad que la imagen de Otegi levanta ampollas", asegura La Vanguardia.

viernes, 6 de octubre de 2017

LA PILLADA A UN PERIODISTA DE TELEMADRID DURANTE UNA MANIFESTACIÓN EN CATALUÑA

El HuffPost, 05/10/2017

[Ja, ja, ja. ¡Inútiles! ¡Ridículos!]



Un periodista de Telemadrid fue 'cazado' en directo pidiéndole a un manifestante en Cataluña que enseñara la bandera de España a la cámara cuando él lo dijera.

Ocurrió este martes en la segunda edición del Telediario de la cadena pública madrileña cuando el presentador Javi Gómez dio paso al periodista Javier de la Fuente, que se encontraba en la localidad barcelonesa de Pineda de Mar.

Sin embargo, el reportero, en lugar de iniciar su locución, se giró para dirigirse a uno de los manifestantes: "Te voy a pedir que me enseñes la bandera, por favor, ¿vale?... No, no, espera, cuando yo me dé la vuelta y te lo diga".

"Javier, te estamos escuchando por favor, cuéntanos lo que está ocurriendo en Pineda de Mar, donde hay todo tipo de banderas como hemos visto en las manifestaciones de esta mañana".

LA CRISIS CATALANA RESUCITA LA POLÉMICA POR LA POSTURA DE LA UE EN CASO DE KOSOVO (Vídeo)

miércoles, 4 de octubre de 2017

NOS ESTÁN COCINANDO OTRA GUERRA CIVIL: NO EN MI NOMBRE

Pedro Luis Angosto
Nueva Tribuna, 04/10/2017

[¡Por fin un artículo con sentido común!]



Desde hace mucho tiempo he expresado en las páginas de este y otros diarios lo que pienso sobre lo que ahora está sucediendo en Catalunya y sobre lo que ocurrió en otras ocasiones. Para mí, lo he dicho otras veces, está clara la raíz del problema, quienes lo crearon y quienes han sacado o quieren sacar rendimientos desproporcionados de él. Personalmente, si yo hubiese tenido responsabilidad de gobierno en alguno de los bandos contendientes –cosa impensable-, jamás habría enviado antidisturbios a impedir un referéndum ilegal, porque si es ilegal se define por sí mismo y hay poco más que hablar, incluso pienso que en ese caso hubiese votado menos gente, aunque dadas las circunstancias es imposible saber quién ha votado y cuántos han votado. Del mismo modo, jamás habría expuesto a la violencia a personas mayores con problemas de movilidad y a niños, o ¿es qué pensaban que allí iban a jugar a la petanca? Me parece que estamos ante una competición de irresponsables y de irresponsabilidades. Aquí ya nadie tiene razón, esto no tiene el menor sentido y la desmesura, la insensatez y la desproporción se han instalado tanto en Cataluña como en Madrid. Y conste, lo digo bien claro, que yo no soy un equidistante, ni en esta ni en ninguna otra cuestión, ni lo soy ahora, ni lo he sido nunca.

En Catalunya hay un sentimiento de agravio muy arraigado, profundo y extendido, también una sensación idílica de pertenencia a una misma comunidad, a una comunidad con su historia propia, sus tradiciones seculares y con unas potencialidades que han sido constantemente frustradas por su pertenencia a España, olvidando que los aranceles impuestos desde el Estado central a petición de la oligarquía catalana enriquecieron a esa oligarquía a costa de la pobreza y del hambre del resto del país. El discurso del agravio mezclado con una manipulación de la historia contada en los centros de enseñanza –ejercicio de un instituto de Catalunya: Compárese las personalidades de Jaume I y Alejandro Magno-, y con el ensueño de que sin España podrían construir un país mucho más parecido a Dinamarca que a Andalucía, olvida la realidad porque ese país nuevo e independiente en ningún caso –dada las actuales circunstancias internacionales- podría escapar a los dicterios del FMI, la Comisión Europea o el Banco Central, obviando también que su principal cliente mundial sigue siendo, a mucha diferencia, el resto de España. Por otra parte, las movilizaciones que se vienen sucediendo en Catalunya dirigidas por la ANC, Omnium y la Generalitat, no pretenden crear una patria socialista, ni acabar con el 30% de paro que padecen los universitarios, ni con las privatizaciones terribles de servicios públicos esenciales, ni siquiera con la explotación del hombre por el hombre, sólo pretenden un cambio de símbolos para que todo siga más o menos igual: Ya me gustaría ver a los Mossos en una hipotética Catalunya independiente actuar contra las muy previsibles protestas sociales que recorrerían el país de norte a sur. No por nada, sino porque los he visto actuar con violencia extrema en muchas ocasiones contra quienes luchaban por los derechos sociales, laborales y civiles. Estoy seguro, no me cabe ninguna duda, de que si el movimiento catalán actual hubiese ido contra las políticas neoliberales que nos matan a todos, contra las desigualdades sociales, la corrupción o la explotación, con un programa reivindicativo claro y contundente, esa chispa que se encendió en Barcelona habría cundido por todo el Estado, cosa que de este modo no sucederá o si lo hace será de forma débil, reforzando las posiciones de la derecha más cerril de Europa que es la del PP.

Aunque parezca mentira, en todo esto hay también un sesgo religioso, mesiánico, un deseo de pasar a la historia que no es compatible con la razón ni con el buen gobierno. Tanto Mariano Rajoy, Oriol Junqueras como Puigdemont comparten un profundo sentimiento de religiosidad católica, misas, estancias en seminarios, en monasterios como el de Poblet, charlas con el mosén o el párroco, actos oficiales en compañía de obispos, cardenales y otras dignidades que nos retrotraen también a tiempos pasados, a la confesionalidad de un Estado que según esa Constitución tan nombrada últimamente por algunos, se dice aconfesional. Y la religión, queridos amigos, la religión católica, que es la verdadera porque es la nuestra, no nos ha traído nada bueno desde hace siglos a quienes habitamos este país. La Iglesia católica, imbricada tanto en los entresijos del Gobierno central, como en los de la Generalitat y del Procès, no ha parado de meterse en los asuntos públicos –los asuntos del César- desde que se aprobó la Carta Magna de 1978, casi siempre al lado de los elementos más retardatarios  e involucionistas. Y es ahí, donde la cosa termina por complicarse del todo, porque cuando las personas que gobiernan un país piensan que van a pasar a la historia o que tienen un mandato que les trasciende a ellos, entonces la mesa de la incomprensión y del odio está servida, entonces todo lo impensable, lo que creías desterrado para siempre, vuelve a aparecer como un espantajo, como un fantasma vestido de negro guadaña en mano dispuesto a segar cabezas de inocentes en pos de lo intangible, de lo inaprensible, de lo etéreo, de la nada.

Ahora mismo nada de lo que sucede ni de lo que está sucediendo en Catalunya está guiado por la razón, han aparecido elementos extratelúricos, inmateriales, incorpóreos que han calado en el imaginario colectivo de una parte de la sociedad catalana. De ahí que no exista una reivindicación material programática y puntualizada que exija su inmediato cumplimiento por parte de quienes detentan el poder, sino que parte del poder esté inmerso en el Procès como agitador de primera mano. Desgraciadamente, conozco un poco la historia de España, y un poco también la de Catalunya, y dados los condimentos irreales que se han puesto sobre la mesa y las condiciones fatales de la derecha heredera del franquismo, creo que nos están cocinando una guerra civil, otra más, y este país ha sufrido ya demasiado para merecerse esto. El actual gobierno que reside en Madrid no va a negociar nada porque esa palabra no consta en su ADN; las organizaciones sociales y el gobierno catalán, tampoco van a retroceder un ápice, aún a sabiendas de que estamos en vísperas de algo tremendo, aún a sabiendas de que los problemas del país –corrupción, paro, explotación, desigualdad, nepotismo, pobreza, desesperación, salud, vejez, memoria, dependencia, precariedad, clima, despotismo- siguen siendo los mismos y nadie parece ocuparse de ellos. Ante esta situación de extremada gravedad que puede de nuevo cubrir nuestras tierras y nuestros pueblos de sangre, digo claramente ¡¡¡No en mi nombre!!! ¡¡¡Jamás!!! Y pido a quienes han organizado este absurdo que se sienten y no se levanten hasta llegar a un acuerdo justo para todos.

martes, 3 de octubre de 2017

LA PRENSA GENERALISTA (Y NO SOLO LA DERECHISTA) NIEGA LA REPRESIÓN EN CATALUÑA Y SE BURLA DE LAS VÍCTIMAS

El País "no ve la desproporción" en la actuación de los agentes del orden público el pasado domingo en Barcelona:



Y he aquí lo que dijo uno de nuestros más excelsos plumíferos sobre una de las víctimas del 1-O:



Tú si que eres un fake Oneto, un fake de periodista. Esto es lo que opina sobre tu twit negador de la represión, el hijo de la victima, y aquí tienes la foto de la herida en primer plano que tú dices que es un fake:


Por cierto, este mierdecilla de periodista, que es un consumado intoxicador, ni ha corregido la información, ni ha pedido perdón.

Por último compárese, con lo que publicó la CNN, que no es muy sospechosa de comulgar con la extrema izquierda:


"Shame of Europe", la vergüenza de Europa, que es España. Ya me fastidia tener que darle la razón a la CNN a estas alturas. 

EL IMPULSOR